Para nuestro Colegio Padre Claret, la celebración es una fiesta, pero no entendida como distracción o evasión, sino como afirmación de un pasado que se asume en el presente para proyectarlo a un futuro que compromete. Por eso, para que haya fiesta es fundamental que la persona se sienta libre, solidaria y que sea capaz de amar, de acoger, de participar, de compartir con el otro.

¿Qué se celebra? 

Celebramos que Dios ha querido regalarnos la vida y, principalmente, en su designio amoroso, nos ha enviado a su hijo predilecto, Jesús, para salvarnos; por ello celebramos la vida de hijos de Dios.

Una auténtica celebración cristiana y claretiana, tiene que ser siempre un signo eficaz de la vida, una forma de hacer visible, comunitaria y festivamente, la salvación que recibimos del Señor.

Con un estilo propio que nos identifica como misioneras y misioneros claretianos, nuestras celebraciones cobran sentido en la propuesta de Claret y París, quienes nos piden que todo sea para la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas, llevando siempre y en todo lugar la Ley Santa de Dios.

Por  este motivo, una vez al mes todos los alumnos participan de las celebraciones propuestas por  el Departamento de Pastoral.

Nivel Primario y Secundario, bajan a la capilla para las diferentes celebraciones mensuales, mientras que los niños de Nivel Inicial participan de las celebraciones en el Oratorio del Jardín.